¡De Roma a tu casa! Los Museos Vaticanos abren sus puertas al público

Actualizado: hace 4 días

En esta nota, te invitamos a disfrutar siete visitas virtuales por sus pasillos y galerías, a sólo un clic de distancia, que —a través de cámaras 360°— te guiarán desde la Capilla Sixtina a las estancias de Rafael, pasando por la Capilla Nicolina, el Museo de Pío Clementino, el Brazo Nuevo o la sala de los Claroscuros, entre otros.

#museos #museovaticano #capillasixtina #arte

Muchos son los países en el mundo que han optado por pedirle a su población que se queden en sus casas debido al Coronavirus. Ante ello, los computadores, celulares y televisores, entre otros, han ganado terreno para “conectar” a la gente con el mundo exterior.


En este sentido, diversos museos alrededor del planeta se han adaptado para acercar sus obras a las personas, de manera gratuita y online. Tal es el caso de los Museos Vaticanos.


En esta nota, te invitamos a disfrutar siete visitas virtuales por sus pasillos y galerías, a sólo un clic de distancia, que —a través de cámaras 360°— te guiarán desde la Capilla Sixtina a las estancias de Rafael, pasando por la Capilla Nicolina, el Museo de Pío Clementino, el Brazo Nuevo o la sala de los Claroscuros, entre otros.


¿Sabías qué…?

Los Museos Vaticanos están en la Ciudad del Vaticano, en Italia, y reúnen diversas colecciones artísticas, donde destacan las esculturas de mármol y bronce de la Antigua Roma y frescos pintados por reconocidos artistas como Rafael, Miguel Ángel y Fra Angélico, entre otros.


Se trata de piezas de artistas que representan la belleza de la creación de Dios en sus obras, transmitiendo ese mensaje a todos quienes las contemplan. Así se ha destacado por siglos y como principio de evangelización. “La Iglesia siempre ha usado el arte para demostrar la maravilla de la creación de Dios y de la dignidad del hombre, creado a su imagen y semejanza, así como el poder de la muerte, y la belleza de la resurrección de Cristo, que hace renacer un mundo afligido por el pecado”.


Barbara Jatta, directora de los Museos Vaticanos, destaca que la misión que tienen es “dar a conocer, preservar y compartir el extraordinario legado de cultura, historia y belleza que los Pontífices romanos han recogido y custodiado durante siglos”.


Hoy en día, y debido al contexto mundial, se hace más presente ese objetivo. Tal como dice el Papa Francisco, el arte tiene en sí una dimensión salvífica y debe abrirse a todo y a todos, y ofrecer a todos consolación y esperanza”.


Te invitamos, pues, a encontrar estos tour virtuales en la página web de los Museos Vaticanos para conocer un poco más de la historia de la Iglesia y el mundo, desde la comodidad de tu casa.


Capilla Sixtina (Cappela Sistina)

Considerada como la obra maestra de Miguel Ángel, la Capilla Sixtina es un lugar de inmenso valor histórico, patrimonial y artístico del mundo.

Tiene una importancia especial, ya que es el lugar en donde el Papa acepta o no la elección del Cónclave para servir a la Iglesia a su cabeza.

Llama la atención, más que su arquitectura, los frescos que la decoran. Algunos de los artistas más importantes que trabajaron en ella son Sandro Botticelli, Pietro Perugino, Miguel Ángel, Domenico Ghirlandaio y Cosimo Rosselli, en conjunto a sus colaboradores, quienes retrataron las historias de Moisés, Jesucristo y los Pontífices.

La bóveda fue pintada por primera vez por Pier Matteo d'Amelia, quien trazó un cielo estrellado. Posteriormente se le encargó a Miguel Ángel la parte alta de la Capilla, incluyendo la bóveda en que representó las Historias del Libro del Génesis, Antepasados de Cristo, episodios de la Salvación del Pueblo de Israel, Sibilas y Profetas. Años más tarde, el mismo artista pintó la pared del altar con el Juicio Universal. Por último, en la pared de la entrada de la Capilla Sixtina, puedes encontrar frescos que representan la Resurrección de Cristo y la Disputa por el cuerpo de Moisés.

Este lugar debe su nombre al Papa Sixto IV della Rovere (Pontífice desde 1471 hasta 1484), quien hizo reestructurar la antigua Capilla Magna entre el año 1477 y el 1480.


Visita la Capilla Sixtina aquí.


Estancias de Rafael (Stanze Di Raffaello)

El Papa Julio II le encargó la decoración de las estancias a Rafael, a la vez que Miguel Ángel pintaba la Capilla Sixtina. Rafael pintó cuatro salas: Sala de Constantino, Sala de Heliodoro, Sala de la Signatura y Sala del Incendio de Borgo. Una de las más reconocidas es la Sala de la Signatura, donde se encuentran los frescos de la “Disputa del Sacramento”, la “Escuela de Atenas”, el “Parnaso” y “Las Virtudes cardinales y la Ley”.

La decoración pictórica fue realizada por Rafael y sus discípulos entre 1508 y 1524.


Visita las Estancias de Rafael aquí


Capilla Nicolina (Cappela Niccolina)

La Capilla Nicolina se encuentra en el centro del Palacio Apostólico. Los frescos que revisten su interior fueron encargadas a Fra Angélico, e ilustran episodios de la vida de san Esteban y san Lorenzo, expresados a partir de las respectivas consagraciones diaconales hasta su martirio. En el techo, hay una representación de los Cuatro Evangelistas.

La Capilla Nicolina debe su nombre al Papa Nicolás V, quien ordenó su construcción en 1448, en correspondencia con los dos últimos planos de la torre que había hecho construir Inocencio III (1198-1216).


Visita la Capilla Nicolina aquí


Sala de los Claroscuros (Sala dei Chiaroscuri)

Situada en el antiguo núcleo medieval del Palacio Apostólico, es una estancia en cuyas paredes se aprecia una arquitectura pintada, con falsas columnas que representan a los Apóstoles y los Santos. Sobre ellos están las Virtudes personificadas.

Inicialmente, la serie de los Apóstoles y Santos fue pintada por Rafael, pero debido a daños sufridos, los hermanos Federico y Taddeo Zuccari la pintaron nuevamente.

El Papa León X Médicis le encargó la obra a Rafael en el siglo XVI.


Visita la sala de los Claroscuros aquí.


Museo Pío Clementino (Museo Pio Clementino)

Este museo está ubicado en el interior del Palacio de Belvedere y alberga colecciones de esculturas romanas y griegas, tales como las de Venus de Cnido, el grupo de Laocoonte y sus hijos o el Apolo de Belvedere.

Las arquitecturas neoclásicas se construyeron bajo la dirección de Alexander Dori, Michelangelo Simonetti y Giuseppe Camporese, y se enriquecieron con el trabajo de un gran grupo de pintores y decoradores.

Recibe su nombre por sus fundadores, Clemente XIV (1769-1774) y Pío VI (1775-1799).


Visita el Museo Pío Clementino aquí


Museo Chiaramonti (Museo Chiaramonti)

En este museo de pueden encontrar cerca de mil esculturas antiguas, en su mayoría de mármol y bronce, que incluyen retratos romanos, esculturas ideales y funerarias.

En 1797, con el Tratado de Tolentino, el Estado Pontificio tuvo que ceder grandes obras del Museo Pío Clementino a la Francia de Napoleón. Posteriormente, con el Congreso de Viena (1815) y gracias a la diplomacia, éstas fueron recuperándose. La adquisición motivó la creación del museo en 1806.

Las esculturas son acompañadas por la arquitectura antigua representada en sus estanterías, y los frescos pintados.

Situado en la galería que conecta el Palacete de Belvedere con el resto de los Palacios Vaticanos, toma su nombre del papa Pío VII (1800-1823).


Visita el Museo Chiaramonti aquí


Brazo Nuevo (Braccio Nuovo)

Este espacio, compuesto por una galería de 68 metros de longitud, nace tras la necesidad de reorganizar las piezas y obras recuperadas tras el confinamiento de Napoleón. Así, el Papa Pío VII encomendó la creación del Brazo Nuevo del Museo Chiaramonti a los arquitectos Raffaele Stern y Pasquale Belli. Esta construcción es considerado como uno de los espacios más importantes de la arquitectura neoclásica romana.


Visita Brazo Nuevo aquí


Fuente: Página web Museo Vaticano

Te puede interesar....
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco