• Anclados

Unidos en pesca milagrosa

Te invitamos a leer la siguiente columna escrita por la periodista y colaboradora de la Pastoral UC, Julia Eugenia Martínez

Unidos en pesca milagrosa


Julia Eugenia Martínez

Periodista y colaboradora Pastoral UC



Dicen que pasa pocas veces al año, pero yo ya lo he visto dos veces en esta temporada de verano. Aquí en Brighton, Inglaterra, después de un fuerte temporal en que las olas del mar azotan ruidosamente la playa, viene la calma. Al atardecer, los pescadores comienzan a llegar y ocurre un fenómeno que parece pesca milagrosa. Llamó mi atención un hombre que tiraba sus anzuelos y al minuto sacaba 10 peces, era el más hábil de todos. Me acerqué a mirar el balde lleno de pescados (mackerel) que tenía y me regaló dos sin que le pidiera nada. Así comenzó nuestra amistad y la segunda vez que lo encontré me senté a conversar con él. Me contó que había llegado de Irán a estas costas hace 13 años. Trabajó como jardinero, se jubiló hace un año y ahora tiene más tiempo para su pasatiempo favorito. Es un maestro para preparar los anzuelos con una pequeña sardina (whitebait) y había muchas al borde del mar. “Vienen en cardúmenes arrancando de los peces más grandes y se van acercando a la costa. Las olas las dejan varadas en pequeñas lagunas que se forman entre las piedras. Quedan atrapadas y cuando el agua se va nos sirven de carnada”, me explicó. Recordé que eran las mismas sardinitas que se comen enteras en los mejores restaurantes franceses y a un alto precio. Las había probado, pero jamás había tenido la suerte de ser yo quien las pescara. Me puse a recoger una gran cantidad y varios niños que estaban mirándolas me ayudaron. Mi amigo iraní opinó que iban a quedar deliciosas como acompañantes de los tres pescados que él me regaló esta vez y que valían más que los anteriores ya que el balde no estaba tan lleno. Cuando llegué a casa las lavé y decidí llevarle la mitad de mi vecina que tiene dos niños pequeños. Ella viene de Guinea, África, que fue colonia francesa, y pensé que seguramente sabría cómo prepararlas. Las recibió feliz y dijo que la receta, muy al estilo francés, era freírlas en aceite bien caliente sin colocarles sal, pero sí un poco de "chili" y se sonrió haciendo broma de mi origen. Así fue como un cardumen de sardinas llegó a las manos de un iraní, una chilena y una guineana que recibieron este regalo del mar y fueron felices compartiéndolo. Hermanos todos/Fratelli tutti.

Fratelli Tutti es la tercera encíclica del papa Francisco, firmada el 3 de octubre de 2020, en víspera de la memoria de San Francisco de Asís, en la ciudad de Asís, Italia.


Te puede interesar....
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco